El apoyo de AFEMCUAL al Manifiesto por la Economía Creativa para el desarrollo sostenible

En AFEMCUAL hemos dado todo nuestro apoyo, junto al medio centenar de miembros de la sociedad civil y de asociaciones y entidades pertenecientes al mundo académico, la cultura, la innovación y el desarrollo socio-económico de diferentes países, al Manifiesto por la Economía Creativa para el desarrollo sostenible, elaborado por la Cátedra Iberoamericana "Alejandro Roemmers" de Industrias Culturales y Creativas de la Universidad Miguel Hernández. Una magnífica iniciativa que tiene como objetivo la puesta en marcha de una Red Iberoamericana que mantenga la cooperación con otras entidades similares europeas.

Nos parece una iniciativa fundamental e interesante. De ahí nuestro apoyo total. Si hay un sector de actividad que se verá estimulado por los avances tecnológicos vinculados a la cuarta revolución industrial, ese no será otro que el de las industrias culturales y creativas, en el que se combinan las destrezas y capacidades humanas con la disponibilidad de los medios e instrumentos tecnológicos más avanzados.

Abundando en estas cuestiones, el Manifiesto alude a que la Asamblea General de la ONU, en su acuerdo de Declaración del año 2021, reconoce que la Economía Creativa gira en torno a las actividades económicas basadas en el conocimiento y la interacción entre la creatividad humana y las ideas, el conocimiento y la tecnología, así como los valores culturales o el patrimonio artístico y cultural y otras expresiones creativas individuales o colectivas.

Esta combinación es un elemento fundamental de cualificación profesional que se debe describir para su inclusión en el Catálogo nacional de cualificaciones profesionales. De hecho, en este punto reside la principal motivación de AFEMCUAL para estampar su firma en el Manifiesto y dar todo nuestro apoyo a la iniciativa. En ese sentido, AFEMCUAL hará todo lo posible para intentar que el Instituto Nacional de Cualificaciones, INCUAL, acepte una propuesta para avanzar en el diseño de las cualificaciones profesionales y unidades de competencia asociadas a las nuevas cualificaciones vinculadas a las industrias culturales y creativas que se irán consolidando en el tejido productivo español.

Con ello significamos, igualmente, en AFEMCUAL que el empleo en las industrias culturales y creativas se puede ver muy beneficiado por la incorporación al mercado laboral de los titulados de Formación Profesional, que adquieren sus competencias y destrezas en los ciclos de grado medio y superior, con contenidos directamente relacionados con el tejido productivo y unas prácticas en las empresas, a través de la Formación en centros de trabajo, o los programas de Formación Profesional Dual, que aseguran la adaptación satisfactoria de los candidatos a los puestos de trabajo.

El reto está en avanzar en el diseño de estas cualificaciones, actualmente no incorporadas al Catálogo de 26 familias profesionales y colaborar con el INCUAL en la elaboración de los referentes oportunos que sirvan después para construir los títulos y certificados. Es un momento oportuno para hacer llegar al Instituto esta propuesta, y destacar que, en la misma medida que la declaración de las Naciones Unidas reconoce la necesidad de promover el crecimiento económico sostenido e inclusivo, fomentar la innovación y ofrecer oportunidades, beneficios y empoderamiento para todos, no cabe duda que la definición de estos objetivos coincide plenamente con el actual Plan de desarrollo de la FP en España, hacia el que se deben dirigir las demandas oportunas.

Esta apuesta por la Formación Profesional no se debe entender, en modo alguno, como un alejamiento de los objetivos del Manifiesto del ámbito universitario, y en concreto de la Cátedra "Alejandro Roemmers" de la Universidad Miguel Hernández.

Todo lo contrario, AFEMCUAL entiende que la aportación de la FP al Manifiesto enriquece el alcance de los objetivos e igualmente guarda relación con lo establecido en el informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. En dicho informe se afirma que las industrias culturales y creativas deben ser parte de las estrategias de crecimiento económico y que la comunidad internacional debe apoyar los esfuerzos nacionales de los países en desarrollo orientados a aumentar su participación en las industrias culturales y creativas, en sus estrategias de crecimiento económico. Esta relación con el crecimiento económico sostenible significa que la industria no solo va a requerir profesionales de titulación superior, sino también de titulaciones medias y altamente especializadas, un ámbito en que la FP tiene una clara posición de ventaja.

De igual modo, la experiencia española en el desarrollo de cualificaciones profesionales de las industrias culturales y creativas podría servir como referencia para los países en desarrollo y a los países con economías en transición. En concreto, los de América Latina que han ido desplegando sistemas nacionales de cualificaciones profesionales similares al españo.

Entendemos que este esfuerzo comparativo debería servir para que estos países pudieran avanzan en la diversificación de la producción y las exportaciones, incluso en nuevas esferas de crecimiento sostenible, entre ellas las industrias creativas, comprometiéndose a sostener y apoyar las economías de los países en desarrollo en la transición progresiva hacia una mayor productividad mediante sectores de alto valor añadido.

Al mismo tiempo, se promueve la diversificación, la modernización tecnológica, la investigación y la innovación, incluyendo la creación de puestos de trabajo de calidad, decentes y productivos, mediante la promoción de las industrias culturales y creativas, el turismo sostenible, las artes escénicas y las actividades de conservación del patrimonio.

El Manifiesto hace referencia, igualmente, a la necesidad de optimizar los beneficios económicos, sociales y culturales derivados de la economía creativa mediante la apertura de entornos propicios para la promoción de la misma, como el desarrollo de la tecnología digital, la economía innovadora y digital, el comercio electrónico, la creación de la infraestructura de información y la conectividad para apoyar el desarrollo sostenible, el aumento de la inversión de los sectores público y privado en estas industrias, así como el desarrollo de los marcos jurídicos pertinentes. Actividades todas ellas directamente relacionas con la tecnología y con una amplia participación de titulados de la Formación Profesional.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Análisis de la evolución del mercado laboral en agosto

Marzo de 2019: el empleo modera su crecimiento anual