Plan de aprendizaje a lo largo de la vida: una magnífica iniciativa

AFEMCUAL quiere dar la bienvenida al nuevo Plan de Aprendizaje a lo largo de la vida, que el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte acaba de publicar con el objetivo de “potenciar la formación de calidad y fomentar la adquisición del máximo nivel de educación y formación de los ciudadanos; esto es la mejor garantía de crecimiento económico y social”.

El enfoque de Aprendizaje a lo largo de la vida llegó a España con el Memorándum del mismo título que la Unión Europea aprobó en 2000, en cumplimiento de la Estrategia de Lisboa. Antes de esa fecha, no existían ciertamente muchas referencias a este asunto, fundamental, para el logro de una mejor empleabilidad a lo largo de la vida.

El Plan es resultado de la colaboración entre las Administraciones educativas del estado y las comunidades autónomas, y también ha recibido aportaciones de otras organizaciones relacionadas con la formación permanente. Al tener carácter abierto, el Plan busca la integración de aquellas entidades que deseen adherirse para su posterior desarrollo.

AFEMCUAL acepta este ofrecimiento de buena voluntad para mejorar las oportunidades de formación de las personas en España con independencia de la edad y circunstancias personales.

Este es uno de los objetivos que animaron a la creación de AFEMCUAL, por ello, ante un reto de estas características, no podemos quedarnos atrás y damos un paso adelante convencidos de que en materia de formación, empleo y cualificaciones solo es posible avanzar y consolidar posiciones, con el consenso y la máxima participación de todos los agentes implicados.

Conviene señalar que este Plan, referido al Marco Estratégico para la cooperación europea en el ámbito de la educación y la formación (ET 2020) ha establecido cuatro nuevos objetivos estratégicos que se acompañan de indicadores y puntos de referencia para controlar su evolución y seguimiento.

En este sentido, en AFEMCUAL entendemos que el objetivo de referencia europeo para 2020 sobre la participación en aprendizaje a lo largo de la vida: “Para 2020 una media del 15% como mínimo de los adultos tendría que participar en el aprendizaje permanente”es alcanzable y nos compete a todos.

El punto de partida para España es favorable con respecto a la media europea, 10,9% frente a 10,5% con datos comparativos, es el porcentaje de personas adultas que participan en actividades de formación permanente. Pero este resultado esta lejos del objetivo referido como ya se ha indicado. Queda camino por recorrer y desde luego, convendría avanzar posiciones para ocupar una posición de vanguardia.

Un primer objetivo se debe dirigir a la población española entre 25 y 64 años que carece de titulación equivalente a la enseñanza básica obligatoria, y que alcanza un 15,4% del total. Aunque este porcentaje ha descendido diez puntos desde 2005, todavía muestra que es preciso mucho por hacer.

Un segundo objetivo se refiere al problema del abandono escolar prematuro, en el que España presenta resultados peores que la media de la Unión Europea, y si bien se ha producido un cierto descenso desde 2008 (una mejora) resulta insuficiente y se necesita incrementar el número de alumnos que finalizan con éxito la ESO.

En tercer lugar, los resultados del Programa internacional para la evaluación de las competencias de la población adulta (PIAAC) en la sociedad y su uso en el ámbito laboral y cotidiano son ciertamente descorazonadores.

Este programa consta de cuatro pruebas relativas a dos habilidades básicas, comprensión lectora y competencia matemática, y dos opcionales, resolución de problemas en entornos informatizados y componentes de la comprensión lectora. España ha optado por no participar en la resolución de problemas en entornos informatizados.

La puntuación media global en comprensión lectora de España es de 251,8, dato que la sitúa en el penúltimo lugar de la lista de los 22 países de la OCDE que han participado en la prueba, únicamente por encima de Italia que obtuvo una media de 250,5. La media de la OCDE es 272,8 y la de la Unión Europea es 271. Las puntuaciones más altas corresponden a Japón (296,2), seguido de Finlandia (287,6).

Por otro lado, España ocupa el último lugar en cuanto al resultado en competencia matemática con una puntuación media global de 245,8. En la prueba matemática, la media de la OCDE es de 268,7 y la de la Unión Europea es de 268,3. Japón obtiene la puntuación más alta con un 289,2, seguido de Finlandia con un 282,2.

Con estos resultados, el plan aborda el escenario en que se desarrollan las políticas de aprendizaje a lo largo de la vida y sobre todo, las propuestas de futuro. En concreto, la misión y visión se enuncian en los siguientes términos.

La misión es impulsar y garantizar una formación de calidad, para todos los ciudadanos y a lo largo de sus vidas, que propicie la adquisición de las competencias y cualificaciones necesarias para facilitar el desarrollo integral, el acceso y /o la reincorporación al sistema educativo y a la formación continuada. Además, se trata de fomentar el desarrollo de sistemas educativos de orientación permanente y propiciar que la oferta formativa se adecúe a las necesidades personales, sociales y laborales de los ciudadanos.

La visión es la aspiración de que el aprendizaje a lo largo de la vida llegue a ser entendido como experiencia en la que los ciudadanos sean conscientes de la importancia de una formación permanente, que parta de una formación básica, lo más amplia posible, como la mejor garantía para adaptarse a los cambios y retos que el futuro depare. También forma parte de la visión el fomento del aprendizaje a lo largo de la existencia como un componente de nuestro estilo de vida, con acceso a mecanismos que faciliten la orientación y la formación necesaria que les permita adaptarse a las modificaciones que se dan en los sectores productivos y en el marco social.

Las líneas estratégicas, que se mencionan a continuación, se han definido en consenso con las Administraciones educativas y tendrán vigencia entre los años 2014 y 2016 pudiendo ser revisadas, ampliadas o modificadas en planes posteriores.

1. Generalizar el acceso a la información, orientación y asesoramiento para que todos los ciudadanos puedan participar en la formación permanente.
2. Mejorar la calidad de la formación permanente.
3. Fomentar la innovación en educación permanente.
4. Adaptar la oferta formativa a las necesidades personales, sociales y laborales de los ciudadanos.
5. Flexibilizar y conectar los sistemas e itinerarios formativos.
6. Incrementar el porcentaje de ciudadanos que participan en actividades formativas de formación permanente así como los niveles de cualificación de estos.
7. Propiciar la permanencia efectiva de los ciudadanos en las distintas modalidades de formación.

AFEMCUAL apuesta claramente por esta nueva cultura del aprendizaje a lo largo de la vida y da la bienvenida al Plan cuyos indicadores de seguimiento y evaluación van a permitir realizar una labor de contraste de los objetivos en la que nos vamos a implicar desde el primer momento.





Comentarios

Entradas populares de este blog

El apoyo de AFEMCUAL al Manifiesto por la Economía Creativa para el desarrollo sostenible

Análisis de la evolución del mercado laboral en agosto