AFEMCUAL sobre la necesidad de empleos de mejor calidad y más innovadores

El director de CEDEFOP, James Calleja declaró el pasado jueves en una jornada del Parlamento europeo sobre empresas, que el problema verdadero de Europa no es el déficit de cualificaciones, sino “el déficit de creación de puestos de trabajo de calidad”.

AFEMCUAL coincide con este planteamiento y además, afirma que en momentos como el presente, en que aparecen nuevas amenazas de una nueva crisis o recesión en la economía europea, no se debe desplazar el enfoque estratégico de las políticas activas de empleo hacia empleos de calidad creciente.

En efecto, el desempleo juvenil que existe en Europa actualmente tiene un componente cíclico mucho más intenso que el estructural y viene motivado por una tendencia al aumento de la sobre cualificación, por cuanto los trabajadores acceden al mercado laboral con un nivel de competencia superior a las que necesitan los empleos que van a ocupar. Ese desajuste de cualificaciones, “skills mismatch” hace que los jóvenes tengan especial dificultad para acceder al mercado de trabajo y presenten tasas de desempleo elevadas y superiores a la media, al mismo tiempo que existen vacantes en las empresas que no se pueden cubrir.

Para corregir esta situación, el director de CEDEFOP ha propuesto seis soluciones con las que AFEMCUAL está de acuerdo:

Primero, invertir más en orientación a lo largo de la vida y servicios profesionales de asesoramiento que tengan muy en cuenta las características del mercado laboral que son relevantes para el acceso al empleo, al tiempo que se refuerza la relación con los sistemas de formación profesional. AFEMCUAL considera que la orientación es la gran olvidada de las políticas activas de empleo y debe situarse en el centro del triángulo formado por formación, cualificaciones y empleo para que las políticas activas de empleo tengan éxito.

Segundo, desarrollar mejores programas de prácticas en empresas que contribuyan a reducir el gap entre las cualificaciones de los nuevos trabajadores y las que precisan las empresas para producir. Las empresas que apuestan por las prácticas experimentan mejores resultados que aquellas que no lo hacen. Esta es una consideración independiente de sector, dimensión o vocación. AFEMCUAL cree que las prácticas en empresas, incluyendo la formación dual, crean un incentivo a las personas para participar en los programas de aprendizaje al tiempo que las empresas pueden observar qué personas se adaptan mejor a sus necesidades de cualificación. En ese sentido, AFEMCUAL cree necesario implementar sistemas que permitan identificar la calidad en las prácticas en empresas.

Tercero, la colaboración pública-privada debe asegurar que empresarios, centros de formación y alumnos no convivan en “universos paralelos” con relación a la efectividad del proceso de ajuste de cualificaciones en sus distintos países y zonas de actuación (McKinsey, 2012). AFEMCUAL piensa que los datos del Observatorio tienen que divulgarse de forma más efectiva para que los mismos ayuden a los distintos agentes que participan en las políticas activas de empleo.

Cuarto, el desajuste de cualificaciones que experimentan las empresas de menores dimensiones o de ámbito doméstico pueden ser resueltas por medio de una oferta de mejores condiciones de trabajo y el aumento de la imagen del sector. Una mejor imagen de los empleos asegura el atractivo de la formación profesional. AFEMCUAL cree que esta es una línea absolutamente necesaria para prestigiar el esfuerzo de las políticas activas de empleo, y para ello los sistemas de acreditación de la calidad pueden jugar un papel fundamental.

Quinto, los consorcios de formación que integran a empresas pequeñas y grandes pertenecientes a un sector o región determinada, y una cooperación más estrecha entre instituciones de formación profesional y empresas en los clusters de innovación regionales/sectoriales, probablemente estimulen a los empresarios a invertir en la formación de sus empleados. AFEMCUAL cree que los parques científicos de las universidades pueden ser un motor fundamental para que los empleos innovadores se desarrollen en estrecha relación con las características del tejido productivo.

Sexto, Europa necesita invertir en la creación de mas empleo innovador por medio de proyectos que se apoyen en el  desarrollo local o sectorial. La educación obligatoria y la formación profesional tienen que jugar un papel crítico en el suministro de competencias clave y programas de formación profesional de alta calidad, como un resultado de la creatividad e innovación. AFEMCUAL entiende que la perspectiva local europea debe apostar por la conservación y dinamización de su estado de bienestar, la mejora de los servicios públicos y una colaboración público privada más estrecha y productiva.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Noviembre de 2018: el empleo modera su crecimiento anual

Congreso Eduketing en Valencia

Inteligencia artificial: Riesgo de automatización y potencial de empleo