Las políticas activas de empleo en los Presupuestos generales del Estado de 2015

AFEMCUAL ha estudiado el voluminoso texto de los presupuestos del estado para 2015 y una lectura de los mismos ofrece los siguientes resultados de interés.


Presupuestos de Fomento del empleo

AFEMCUAL valora de forma positiva que las políticas activas de empleo, integradas en la política presupuestaria de Fomento del empleo, se doten con 4.746,36 millones de euros, con un incremento del 16,5% respecto a 2014.

En términos absolutos, se destinan a este capítulo 672,84 millones de euros más. El desglose de este incremento se explica del siguiente modo: principalmente, al aumento en las partidas destinadas a financiar las bonificaciones a la contratación (278 millones de euros), la modernización de los Servicios Públicos de Empleo (85 millones de euros), las agencias de colocación (110 millones de euros), la orientación profesional (86 millones de euros) y formación profesional para el empleo (76 millones de euros). Adicionalmente, se dota un Plan de Garantía Juvenil por un importe de 82 millones de euros.

AFEMCUAL constata que de ese incremento de 672,84 millones de euros en las políticas activas de empleo, prácticamente el 12% se destina a la gestión pública, y el restante 88% se dirige al sector privado y a los distintos agentes que operan en este ámbito.

Del presupuesto total destinado a políticas activas, 2.651,90 millones de euros corresponden a actuaciones de inserción e incentivación de la contratación, el 56%, de los cuales destacan 1.500 millones de euros que se destinan a bonificar la contratación de trabajadores desempleados y 285 millones de euros para la recualificación profesional de las personas que hayan agotado la prestación por desempleo (PREPARA); 1.971,02 millones de euros son para actuaciones de carácter formativo; 31,14 millones de euros para actuaciones de fomento de la economía social y 92,30 millones de euros para gastos de funcionamiento.

Las bonificaciones se contienen en el Real Decreto-ley 3/2014, de 28 de febrero, de medidas urgentes para el fomento del empleo y la contratación indefinida, contempla, para los contratos indefinidos celebrados entre el 25 de febrero de 2014 y el 31 de diciembre de 2014 y siempre que supongan creación de empleo neto, una reducción, por un periodo de veinticuatro meses, de las cotizaciones empresariales por contingencias comunes a la Seguridad Social para las empresas que formalicen estos contratos.

En este sentido, se regula una nueva bonificación mensual en la aportación empresarial a la cotización a la Seguridad Social de 300 euros por un periodo de seis meses. En el caso de la contratación a tiempo parcial con vinculación formativa, se eleva del 50 al 75% la jornada pactada que da derecho a la reducción de la cuota empresarial a la Seguridad Social por contingencias comunes, mientras que para los contratos en prácticas, se añade una bonificación del 50%.

Por último, se establece una nueva bonificación del 100% en la cotización a la Seguridad Social para las prácticas curriculares externas realizadas por los estudiantes universitarios y de formación profesional que tienen el carácter exclusivamente de asimilados a trabajadores por cuenta ajena a efectos de su integración en el Régimen General de la Seguridad Social.

El Sistema Nacional de la Garantía Juvenil viene regulado por el Real Decreto-ley 8/2014, de 4 de julio, de aprobación de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia, e incluye actuaciones en los ámbitos de intermediación, de empleabilidad, de apoyo a la contratación y de apoyo al emprendimiento, dirigido a personas no ocupadas, ni integradas en sistemas de educación o formación menores de 25 años o de 30 años si son discapacitados, a los que, una vez inscritos en el Sistema, se les garantiza una oferta de empleo o de formación.

En particular, para 2015 en el presupuesto del SEPE se ha consignado 470 millones de euros para distintas actuaciones que se enmarcan en el Plan Nacional de Implantación de la Garantía Juvenil, como son las bonificaciones ya mencionadas y otros programas específicos de formación y empleabilidad para jóvenes.

La Estrategia Española de Activación para el Empleo 2014- 2016 recoge unos objetivos comunes para todos los Servicios Públicos de Empleo y un nuevo sistema de información, medición y evaluación de resultados. Los Planes Anuales de Política de Empleo plasman toda la actividad que realizan los Servicios Públicos de Empleo y, a través de un sistema de indicadores, determinan la distribución de fondos que se realiza desde el Estado a las comunidades autónomas.

Así, en 2015 se prevé que el porcentaje de los fondos a distribuir en función del cumplimiento de objetivos sea del 60% frente al 40% aplicado en 2014. El programa de recualificación profesional de las personas que agoten la prestación por desempleo, que combina políticas activas de empleo y ayudas económicas de acompañamiento, es objeto de prórroga automática por periodos de seis meses, mientras la tasa de desempleo sea superior al 20%. Este programa PREPARA, que se dota con 285 millones de euros, centra su función protectora en el colectivo de desempleados que, no teniendo derecho a otras prestaciones o subsidios, presenten cargas familiares u ostenten la condición de parados de larga duración.

Los créditos para actuaciones de carácter formativo alcanzan en 2015 la cifra de 1.971,02 millones de euros, lo que supone un incremento del 8,6% con respecto a 2014 como consecuencia del aumento en los ingresos previstos por cuotas de formación profesional afectadas a estas actuaciones. De esta cantidad, 766,83 millones de euros se destinan a formación de desempleados; 936,01 millones de euros a formación de ocupados (de los cuáles 605 millones de euros se destinan a financiar las bonificaciones en las cotizaciones de la Seguridad Social por formación de ocupados); 245,44 millones de euros a programas públicos de empleo y formación y 22,74 millones de euros a flexibilidad: formación y recualificación.


Presupuestos de Desempleo

AFEMCUAL observa que los créditos destinados a atender el desempleo ascienden a 25.300,04 millones de euros, y suponen aproximadamente 6,25 veces el destinado a las políticas activas. No obstante, supone una disminución del 14,9% con respecto a 2014. De este importe, 25.002,47 millones de euros se destinarán al pago de prestaciones y el resto a gastos de funcionamiento. Esto supone una disminución del conjunto de las prestaciones por desempleo por importe de 4.426,76 millones de euros.

La crisis económica de los últimos años supuso una fuerte destrucción de empleo que condujo a un crecimiento exponencial en el gasto en prestaciones por desempleo, como expresión de su condición de estabilizador automático. El Gobierno, ante esta situación, ha adoptado en esta legislatura una serie de medidas en materia de empleo y mercado laboral a fin de procurar un cambio de tendencia en esta dinámica que permita a la economía empezar a crear empleo.

En este contexto, el gasto en prestaciones por desempleo empieza a experimentar el efecto positivo de las medidas adoptadas por el Gobierno en materia laboral, que tiene su reflejo en la reducción de la tasa de paro, que en el segundo trimestre de 2014 se sitúa en el 24,5%, con una minoración interanual de 1,8 puntos porcentuales. Asimismo, el escenario macroeconómico 2014-2017 del Gobierno contempla una reducción de la tasa de paro para 2015 de 1,8 puntos porcentuales, situándola en el 22,9%.

A esta disminución del gasto en prestaciones por desempleo contribuye también el trasvase de beneficiarios de las diferentes prestaciones por desempleo a la renta activa de inserción, dirigida a los desempleados con especiales necesidades económicas y dificultad para encontrar empleo que adquieran el compromiso de realizar actuaciones favorecedoras de su inserción laboral. En este sentido, el número de beneficiarios de la renta activa de inserción viene experimentando un fuerte incremento. El elevado gasto en prestaciones por desempleo en los últimos años ocasiona que el Servicio Público de Empleo Estatal, organismo que hasta 2007 se autofinanciaba con las aportaciones sociales de empresarios y trabajadores, requiera de importantes aportaciones del Estado para su financiación. En esta línea, la aportación para 2015 asciende a 10.109,41 millones de euros.

AFEMCUAL considera que sería conveniente, en ese sentido, aprovechar estos cambios en la composición del desempleo para incidir en mayor medida en la activación de las políticas de empleo.

La política de desempleo se articula en dos niveles de protección: uno de carácter contributivo, que se concreta en la prestación por desempleo, y otro de carácter asistencial, complementario del anterior, que comprende el subsidio por desempleo, la renta agraria, el subsidio SEASS y la renta activa de inserción.

En el nivel contributivo, el gasto previsto asciende a 16.385,81 millones de euros, lo que permitirá dar cobertura a 1.010.000 beneficiarios. El subsidio por desempleo (incluida la renta agraria) se dota con 6.482,12 millones de euros, con una previsión de 1.148.000 beneficiarios. El subsidio SEASS se dota con 646,62 millones de euros, con una previsión de 122.000 beneficiarios. La renta activa de inserción se dota con1.487,92 millones de euros, lo que permitirá atender a 292.000 beneficiarios. Los niveles de protección de la política de desempleo alcanzarán a 2.572.000 beneficiarios.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El apoyo de AFEMCUAL al Manifiesto por la Economía Creativa para el desarrollo sostenible

Análisis de la evolución del mercado laboral en agosto

Plan de aprendizaje a lo largo de la vida: una magnífica iniciativa