En favor del diálogo social

AFEMCUAL valora de forma muy positiva los pasos que se están dando por el gobierno y los agentes sociales para impulsar el diálogo y concertación social. Consideramos que es muy conveniente plantear esta iniciativa al inicio de la legislatura actual, establecer los ámbitos en los que se quiere avanzar de forma expresa, y orientar las medidas a unos objetivos compartidos.

De hecho, el presidente de gobierno se comprometió el pasado 26 de octubre durante su intervención en el debate de investidura a convocar “de inmediato a los interlocutores sociales para compartir nuestros análisis sobre la situación económica y social y abordar nuevas medidas que fortalezcan la creación de empleo y su calidad, la asistencia a los desempleados de larga duración, la implantación de la garantía juvenil, así como la sostenibilidad, en el marco del Pacto de Toledo, de nuestro sistema público de pensiones”.

El diálogo y la concertación social permiten a las sociedades modernas avanzar de manera sostenible, con la máxima participación de todos, consiguiendo de ese modo que las medidas y las políticas trasciendan el ámbito temporal de la legislatura.

Por ello, la reunión celebrada en el Ministerio debe ser bienvenida. AFEMCUAL quiere colaborar al desarrollo del diálogo y la concertación social, por su compromiso con la defensa del Catálogo nacional de cualificaciones profesionales, y por ello, desea aportar algunas reflexiones destinadas a la mejora de la calidad en el empleo, a facilitar la activación de los desempleados de larga duración, la mejora en la implementación de la Garantía Juvenil Europea, y el establecimiento de una estrategia para la fijación del SMI, entre otras, que serán objeto de trabajo y análisis en el marco del diálogo social, entre otras.

Y ello lo vamos a realizar a partir de los ámbitos anunciados para el desarrollo del diálogo social.

1.    Consolidación de la recuperación económica con crecimiento y empleo para favorecer las oportunidades y reducir la desigualdad.
Sin crecimiento económico no se puede generar empleo. Sin crecimiento no puede mejorar la renta disponible de las familias, el consumo o la inversión empresarial. Hay que perseverar en las medidas que han servido a la economía española para registrar tasas interanuales de crecimiento del 3,2%, y además hacerlo durante el mayor período de tiempo posible, evitando la aparición de tensiones inflacionistas y que se pueda poner freno, de manera brusca, a la mejor evolución de la coyuntura. Recuperar los niveles previos a la crisis ya está a la vista. Continuar creciendo es condición necesaria, manteniendo la competitividad exterior y facilitando las mejoras de las condiciones de vida de la población.

2.    Aumento de la protección por desempleo con especial atención a los parados de larga duración e impulsar las Políticas Activas de Empleo.
La Estrategia de Activación para el Empleo tiene que ser potenciada, mejorando los sistemas de información y orientación y promoviendo, en gran escala, los recursos destinados a las pruebas de evaluación y acreditación de la competencia profesional, al tiempo que se reforma la formación para el empleo para que los trabajadores puedan usar el “bono” que les sirva para alcanzar niveles crecientes de cualfiicación.

3.    Mejora del funcionamiento de la Garantía Juvenil Europea en España y otras medidas, para que alcance sus objetivos de reducción del desempleo juvenil.
La Garantía Juvenil tiene que ser repensada en profundidad para atraer realmente a los más jóvenes hacia estos programas. Se tiene que incentivar la formación profesional dual y los contratos para la formación, que no dan muestras de crecimiento en línea con lo esperado. Es necesario que las empresas participen plenamente en la formación de la población. Las universidades deben facilitar la convalidación de los graduados superiores de la FP para facilitar el aprendizaje a lo largo de la vida. Se deben diseñar programas formativos orientados por las futuras necesidades de cualificación.

4.    Revisión del SMI.
Es una medida que tiene que ser revisada porque contempla aspectos tanto positivos como negativos. No es necesario que un salario mínimo más elevado suponga salarios medios también mayores y, por el contrario, sin salarios mínimos regulados, los trabajadores pueden encontrarse en situaciones de dificultades. En todo caso, los salarios deberán aumentar conforme el paro disminuya y aparezcan déficits de cualificaciones más intensos que los actuales. Para ello, habrá que estar preparados.

5.    Impulso de la Calidad en el Empleo; Marco de relaciones laborales y negociación colectiva.
La calidad del empleo es fundamental para conseguir el desarrollo de carreras profesionales atractivas en todos los sectores y actividades. Las cualificaciones profesionales orientan al mercado laboral hacia la calidad en el empleo, en el ámbito necesario y urgente de la Formación Profesional. Profundizar en la actualización del Catálogo y su adaptación a las necesidades del tejido productivo cobra especial relevancia en estos momentos.

6.    Fortalecimiento del Sistema Público de Pensiones
En ello nos jugamos mucho. El envejecimiento de la población unido al aumento de la esperanza de vida llevará a que la población activa se reduzca en los próximos años si no se activa el crecimiento natural de la población. Aparecerán tensiones de cualificaciones obsoletas que requerirán un mayor esfuerzo de formación a los trabajadores de edades avanzadas cuya vida laboral se podrá prolongar reduciendo la dedicación a los empleos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El apoyo de AFEMCUAL al Manifiesto por la Economía Creativa para el desarrollo sostenible

Análisis de la evolución del mercado laboral en agosto

Plan de aprendizaje a lo largo de la vida: una magnífica iniciativa