Balance de las medidas de política de empleo

La ministra de trabajo ha expuesto ante la OCDE las líneas maestras de la política dirigida a aprovechar la recuperación y sentar cimientos sólidos. AFEMCUAL quiere hacerse eco de esta intervención y aportar su reflexión sobre la misma.

En esencia, esa política se concreta en cuatro grandes áreas:

En primer lugar, la regulación del mercado de trabajo.

Arranca con la reforma laboral de 2012. Su objetivo era frenar la destrucción de empleo durante la segunda etapa de la recesión, y volver a crear empleo desde el primer momento de la recuperación, incluso en presencia de tasas de crecimiento reducidas. De ese modo, se supera la necesidad histórica de crecer por encima del 2%-2,5% para generar empleo.

La nueva regulación laboral se concretó en una nueva cultura del empleo, orientada a la flexibilidad interna en las empresas a fin de conseguir que el despido fuera el último recurso, a la vez que se apostaba por una negociación colectiva más dinámica.

AFEMCUAL considera que la nueva regulación ha ido acompañada de medidas destinadas a impulsar la contratación indefinida, lo que ha permitido que en el último año España haya sido capaz de crear más de medio millón de empleos y reducir su tasa de paro en más de dos puntos, pero que se debe continuar avanzando en este ámbito para que el empleo de calidad empiece a consolidar el mercado laboral y el dinamismo de la economía.

En segundo lugar, las políticas de envejecimiento activo y sostenibilidad de las pensiones

Las reformas llegaron en 2011, sin embargo, no se conseguía una solución definitiva a los problemas de sostenibilidad del sistema de pensiones. A tal fin, en los últimos años se han introducido cambios estructurales para que el sistema no sólo gane en sostenibilidad sino que cuente con la regulación quizás más avanzada del mundo, procedente del trabajo de la comisión de expertos.

Las líneas maestras de la reforma han sido básicamente dos.

En primer lugar, se aprobó una reforma de la jubilación anticipada y parcial, así como las normas para compatibilizar trabajo y pensión, estableciendo incentivos para prolongar la edad activa.

En segundo lugar, se crearon los pilares de la sostenibilidad a medio y largo plazo del sistema de pensiones con la introducción del factor de sostenibilidad y del índice de revalorización de las pensiones. El factor de sostenibilidad del sistema de Seguridad Social nació de las propuestas de un comité de expertos independientes en un marco de consenso, lo que garantiza su rigor técnico y un marco de consenso. Este factor, que se aplicará a través de 2019, vincula la cuantía de la pensión a la evolución de la esperanza de vida.

El equilibrio del sistema en el largo plazo se asegura también con el índice de revalorización de las pensiones que se aplica desde 2015, y que vincula la evolución anual de la cuantía de la pensión, a la situación financiera del Sistema de la Seguridad Social. Por lo mismo que se expuso anteriormente, AFEMCUAL entiende que los empleos de calidad deben ir facilitando la consolidación del sistema, de ahí que se debe prestar la máxima atención a los mismos.

En tercer lugar, las políticas de activación para el empleo.

El gobierno ha aprobado la nueva Estrategia Española de Activación para el Empleo, que pretende la modernización de los servicios públicos de empleo, impulsando la atención personalizada a los desempleados. El Gobierno pretende impulsar una profunda transformación de las políticas de empleo en España promoviendo la coordinación entre administraciones, la orientación a resultados y la evaluación continua de los mismos.

De igual modo, se ha prorrogado el Programa PREPARA e introducido el nuevo Programa extraordinario de activación de desempleados de larga duración sin ingresos y con responsabilidades familiares, que se convierte en un ‘plan exprés’ para garantizar la inserción laboral de este colectivo.

La ministra ha destacado, igualmente, la puesta en marcha de programas como la Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven o la implantación de la Garantía Juvenil, medidas que alcanzan en la actualidad a más de 400.000 jóvenes.

También se ha introducido una completa reforma del sistema de formación para el empleo que tiene como objetivo su conversión en una herramienta para impulsar la empleabilidad de los trabajadores con una decidida apuesta por la formación dual.

AFEMCUAL valora todas estas iniciativas de forma positiva, pero entiende que se deben coordinar las actuaciones para aumentar el impacto de las políticas activas de empleo y no crear diferencias de unos segmentos de población con otros.

En cuarto lugar, se destaca la lucha contra el fraude y la economía irregular

En este ámbito, se pretende garantizar los derechos de los trabajadores y la sostenibilidad del estado del bienestar luchando contra el fraude laboral.

En este ámbito, las reformas introducidas se han centrado en endurecer el sistema sancionador, reorganizar los recursos disponibles para incrementar la eficacia y seguir una estrategia bien definida y perfectamente coordinada con la actuación de otros ámbitos de la administración, como la policía, los jueces y las autoridades tributarias.

Fundamental la lucha contra el fraude para AFEMCUAL toda vez que se requiere erradicar prácticas que dañan a la economía y al mercado laboral.

En ese sentido, consideramos positivo que las reformas se hayan adoptado en un marco coordinado con la consolidación fiscal, la reforma del sistema financiero y de la competitividad, lo que ha dado mayor consistencia a las mismas.

Una hoja de ruta que ha empezado a conseguir una mejora del empleo desde el comienzo de la recuperación. Con el nuevo modelo en funcionamiento, el gobierno ha calculado la creación de 1 millón de empleos entre 2014 y 2015, y que en los próximos años se alcancen los 20 millones de afiliados a la Seguridad Social.

Este aumento del empleo viene acompañado de un fuerte incremento de la contratación indefinida ya iniciado en 2014 y que se ha mantenido a lo largo de 2015 con tasas superiores al 20% de crecimiento interanual.

El gobierno señala que estamos en la senda correcta, pero todavía queda mucho camino por hacer. AFEMCUAL está de acuerdo con este planteamiento ya que se requiere impulsar medidas estructurales, no coyunturales, en la lucha contra los principales problemas, para que para que la senda de crecimiento española sea sostenible. En ese sentido, y refiriéndose al ámbito del empleo y la Seguridad Social, no cabe duda que se tiene que continuar avanzando en la modernización de las relaciones laborales españolas para mejorar la protección de los trabajadores y superar la excesiva segmentación del mercado laboral.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El apoyo de AFEMCUAL al Manifiesto por la Economía Creativa para el desarrollo sostenible

Análisis de la evolución del mercado laboral en agosto

Plan de aprendizaje a lo largo de la vida: una magnífica iniciativa