La nueva FP Básica y el abandono escolar


La tasa de abandono educativo temprano ha bajado cuatro puntos en España en tres años, según datos de la secretaria de Estado Montserrat Gomendio, situándose en el 22,7% en los primeros meses de 2014. Una buena noticia. Sin embargo, la cifra sigue siendo la peor de la UE.

España dobla la media de la Unión Europea, situada en el 11%. Esta tasa mide el porcentaje de alumnos que dejan los estudios tras acabar la enseñanza obligatoria. No cabe duda que tiene efectos muy destacados sobre la evolución profesional posterior. Se piensa que la reducción de la tasa ha estado motivada por el aumento de  la matriculación en la Formación Profesional (FP) en los últimos dos años, pasando de 610.860 alumnos en el curso 2011-2012 a 793.034 en el que comienza este año, casi un 30% más.

AFEMCUAL considera que el abandono educativo es uno de los efectos negativos más importantes del sistema educativo español. Además, en contra de lo que se suele creer, el dato ya no se encuentra directamente relacionado con los alumnos de entornos económicos menos favorecidos, si bien es cierto que presenta una mayor incidencia en los mismos. El abandono escolar afecta a colectivos cada vez más extensos, desde los residenciales en las zonas metropolitanas de las capitales a los barrios que registran una mayor incidencia de la crisis económica. Nadie escapa a esta amenaza.

Como se ha señalado, la secretaria de Estado relaciona el descenso de 3,8 puntos en la tasa de abandono escolar con el aumento de la matricula en la Formación Profesional y no con la crisis, por su "potentísimo valor como vía de acceso al mercado laboral".

Por el contrario, entrando en polémica, los directores de institutos consideran que la dinámica de la tasa se encuentra relacionada directamente con la crisis. Una tesis que ha sido formulada también por expertos que han intentado explicar por qué había aumentado el porcentaje de ninis (jóvenes de 15a 29 años que ni estudian ni trabajan), según los últimos datos de la OCDE. En ese sentido, todo el proceso se encuentra relacionado con la crisis y el paro. En resumen, como no hay trabajo, la gente estudia más.

Además, se tiene la convicción que la nueva Formación Profesional Básica de la LOMCE, que sustituye los antiguos programas de cualificación profesional inicial y los de garantía social, que pondrá en marcha el Ministerio este curso, no va a mejorar el abandono escolar ni las posibilidades laborales de sus alumnos.

La razón es que los titulados de la FP básica obtienen una cualificación muy baja que hará que tengan muchas dificultades para encontrar un empleo con contenidos de competencia cada vez más elevados y mayores exigencias. Además, se trata de un perfil de alumnos que tienen dificultades para acabar la enseñanza obligatoria y lo que es peor, muchos no alcanzarán los niveles de competencia exigidos para acceder a otros programas, como por ejemplo, en la formación para el empleo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Febrero trae malas noticias para el mercado laboral

Mercado laboral en enero: ¿Cambio de ciclo?

Algunas consideraciones respecto a la evolución del mercado laboral en mayo